Aunque todavía quedan flecos pendientes para la cantera del waterpolo en Málaga; el año para los equipos de formación del Club Deportivo Waterpolo Málaga se ha cerrado, y con la sensación del deber cumplido para los retos que se avecinan. Sin duda, una temporada de crecimiento para el #waterpoloenmalaga.

En primer lugar por integrar a 140 jugadores y jugadoras apasionados por un deporte que sigue haciéndose su hueco en la ciudad. Y en segundo lugar, porque trabajan a destajo para ir superando barreras. Destacar en el aspecto competitivo el gran año del equipo alevín, que se ha hecho con dos medallas de plata, en el Andaluz de clubes y en la Copa Andalucía, mostrando una gran solidez y madurez en los grandes momentos, además del primer puesto en el Torneo Feria de Algeciras, todo un clásico que reúne cada año a lo mejor de la comunidad.

Además de las subidas al podio, este grupo ha demostrado una gran capacidad de superación, y han sido un gran espejo, por ejemplo, para los benjamines del club, con los que han compartido muchos kilómetros, nados y concentraciones para mostrarles el camino. De hecho, en una categoría donde no computan los resultados, la sonrisa era permanente en la piscina y casi siempre presente en las gradas en las cuentas particulares de padres y amigos.

En infantil y cadete, ambas formaciones eran mayoritariamente de primer año, pero con un trabajo muy serio se ha logrado compactar a dos conjuntos, poniendo contra las cuerdas a equipos mucho más experimentados y llegando a las fases finales de sus respectivos autonómicos. Al igual que ha ocurrido con los conjuntos cadete y juvenil femenino, que han bebido del gran año de nuestra escuadra en Primera Andaluza femenina, pero siendo conscientes de la necesidad de formar un buen grupo de trabajo para el futuro. Porque si el año ha sido de crecimiento para el #waterpoloenmalaga, también lo ha sido para el #waterpolofemenino, una de las prioridades del club.

VERANO CON CITAS PARA LA DIVERSIÓN

Siendo un deporte de gran exigencia, la forma no se puede perder; de ahí que todavía queden actividades para las próximas semanas. Técnicos y jugadores continúan entrenando durante el mes de julio; y el equipo alevín tendrá la recompensa a su gran año con la participación en el prestigioso torneo HABAWABA (Happy Baby Water Ball), una cita que pretende expandir este deporte por todos los rincones y que la diversión sea la prioridad. Este año se celebra en Barcelona (17-22 de julio) y reúne a conjuntos de toda Europa, sin duda, una gran experiencia y oportunidad de seguir aprendiendo y conviviendo.

En el aspecto organizativo, que también ha estado muy presente este curso para el CDWP Málaga, como en el partido de la Selección Española de Liga Mundial, la Escuela Deportiva Municipal, las fases finales de las competiciones autonómicas o el Memorial Antonio Cisneros, el club todavía echará el resto en varias citas importantes.

Colaborará con el campus de tecnificación Waterpolo Camp Beach, que se celebrará en Inacua también en julio (16-22) y reunirá a niños de toda España y Europa, participará en la gran fiesta del waterpolo durante el programa ‘El Deporte en Feria’ del mes de agosto.

 

Y todos estos proyectos no serían posible sin la colaboración de instituciones y colaboradores como Ayuntamiento de Málaga, Diputación Provincial, Inacua Málaga, Deporte y Eventos, Junta de Andalucía, Fundación Unicaja, Kia Ibericar Móvil Sur, Delena Formación, Primor y Johnson&Johnson.