El Club Deportivo Waterpolo Málaga apretó los dientes y logró el gran objetivo del fin de semana, volver a la senda del triunfo ante el Colegio Brains (11-8) en una nueva jornada del Grupo A de la Segunda Nacional masculina. En un partido igualado y ajustado en muchas fases, los malagueños supieron controlar el duelo y asegurar los tres puntos para engancharse a la parte media de la tabla y aspirar a cotas mayores.

El dominio siempre fue local, aunque los madrileños del Colegio Brains supieron reponerse en varias fases, igualar el encuentro e; incluso, ponerse por delante. En el primer cuarto, los ataques se impusieron a las defensas, con muchos fallos en los marcajes, en las jugadas de inferioridad y en las acciones de los porteros. 

A partir del segundo periodo, el ataque de los de Wil Sánchez fue mucho más eficaz, ganando más posiciones en ataque, siendo más seguros en los lanzamientos y aprovechando mejor las expulsiones y los penaltis a favor. A pesar de todo, los partidos de waterpolo son muy cambiantes y; de estar a punto de ponerse tres goles arriba, los malagueños se vieron por debajo en el luminoso.

Un 5-1 en el último periodo terminó de definir el encuentro, con una afición muy entregada y una plantilla consciente de que estaba ante uno de esos partidos que no podía dejar escapar. Los malagueños de Inacua, que volverán a repetir en casa la próxima semana (domingo 3 de diciembre a las 16:00 horas contra), destacaron con goles de Raúl Gil (3), Pepe Gutiérrez (2), Saúl Granados (3), Simón Cisneros (2) y Aléxis Repila; para unos parciales de 4-3, 1-1, 1-3 y 5-1.